Los regalos tecnológicos de Reyes. MozEdu para adultos.

Publicado: enero 4, 2014 en MozEdu, Mozilla Hispano
Etiquetas:

Tanto los niños como los no tan niños ya enviaron sus cartas a los Reyes Magos. Esas cartas contienen en cada momento de la historia un deseo en forma de regalo. Nunca antes ha habido un cambio tan brusco en el contenido de esas cartas, unido al cambio generacional de los padres y tutores, hacen muy difícil que éstos sean capaces de entender y comprender su complejidad, al fin y al cabo son incluso más reducidos que el pequeño auto, la muñeca, el balón, la caja de mecano o fichas de construcción y ahí está el error. Ya en muchos casos contienen software que gestiona información y en otros algo más complejos métodos para gestionar y luego transmitir esa información.

El que haya dispositivos que puedan guardar y transmitir información no sería ningún peligro si se pone en comunicación entre conocidos. Siempre han existido los juegos colectivos (ajedrez, parchís, futbol, monopoly, escondite, etc.) Lo malo puede venir cuando esa información pudiera ser mal empleada o llegar a desconocidos. Siempre he recordado a mis padres y al de mis amigos mencionarles la frase “No confiéis en desconocidos”  ¿Quiere decir lo anterior que si un menor maneja estos dispositivos sus padres o tutores perderan el control sobre el menor? Mi respuesta es: No, si se saben hacer bien las cosas desde el principio.

Los regalos de Navidad son una novedad la misma mañana que se abren Lo que no puede ser una novedad, es la responsabilidad de los padres y educadores desde el primer día de convivencia con el menor. El instinto natural y más habitual de los padres es darle a sus hijos cariño y protección, en esto la naturaleza es sabia, pero debido a nuestro rápido nivel evolutivo hay cosas con las que los educadores tienen que enfrentarse con bastante incertidumbre, o aplicando medidas correctoras extremas, debido a malas experiencias personales.

El cariño y la protección al menor no están reñidas con la disciplina, más bien al contrario, le dan un ambiente de seguridad y tranquilidad a los menores ya que se les muestra un ambiente con límites que los dejan fuera de los potenciales peligros. Para llegar a esa estabilidad emocional hay que tener unas normas básicas.

Los menores en su mayoría suelen probar a sus progenitores o tutores bajo chantajes. Lo que puede parecernos una necesidad, puede encubrir un capricho. Si se cede a todos esos caprichos,  el menor muy al contrario prolongará el chantaje despreciando con ello el esfuerzo que le supone a los padres sus excesivas condiciones. Al igual que es bueno que un menor valore un “Sí”,  también debe entender que existe el “No” a sus innecesarias o incluso perjudiciales pretensiones. Debe haber unas normas que castiguen sus malas actuaciones, así como las buenas sean premiadas, descartando todo castigo físico, muchas veces no se valora el impacto emocional que implica el castigo no físico,  que puede ser incluso más eficaz.  Hay casos llevados al extremo en la no imposición de normas de conducta,  que han terminado con lo que se llama “Síndrome del emperador“, o niños con serias secuelas por maltratos.

Los dispositivos más avanzados ya disponen de webcam, cámara de fotos, llamadas y envio de mensajes, fotos, datos o software adicional a cualquier número, como así la recepción de números o direcciones de desconocidos con cualquier software desconocido ¿recordáis mi anterior referencia a los recuerdos de nuestra niñez en cuanto a “No confiéis en desconocidos”?

Muchas consolas de juegos, teléfonos, smartphones y ordenadores traen conexión a internet. La devolución de estos regalos o su buen uso,  sí son un punto a favor. Aquí vienen algunos consejos básicos pero bastante eficaces:

– Tener un diálogo que le inspire sentirse protegido al menor, verificando que no se trata de un capricho o una invención surgida de un posible chantaje. La confianza del menor hacia los padres es fundamental, sin que los padres pierdan por ello su figura de autoridad.

– Enseñar al menor a que valore su privacidad e intimidad. El ejemplo de sus mayores es fundamental,  ya que tenderán a reflejarse en ellos.

– Los padres o tutores son los dueños del hogar, por tanto deben tener claro que son los administradores, así pues el lugar de los menores es de usuarios. Hay aplicaciones que dotan a los dispositivos de filtros parentales en forma de sotfware, ya que en internet no es complicado acceder a contenidos inadecuados,  que podrían resultar lesivos en ciertas edades.

– Las redes sociales están prohibidas a menores, aunque esa norma en internet sirve de poco, pues el programa de red social no reconoce si uno es menor o no. Por desgracia están muy generalizadas las que mayormente no respetan la privacidad y sacan beneficio de datos que deberían estar restringidos al ámbito privado. La presión de grupo  en la mayoría de casos es muy fuerte, con lo que la labor didáctica es imprescindible hacia el grupo y el resto de padres y tutores.

– No es necesario jugar todo el tiempo con el menor, pero sí estar a ratos con él, compartiendo su entusiasmo y preocupaciones sobre las nuevas tecnologías  acorde con su edad y nivel de expresión.

– Limitar el tiempo de uso.

– Si tiene un ordenador con conexión, tenerlo en un sitio de tránsito común dentro del hogar. Nunca en la intimidad de su cuarto o a solas, sería como abrir un tabique de salida y entrada fuera del control de los padres. La responsabilidad no es algo con lo que se nace, es algo que el menor tiene que ganarse de forma sucesiva,  sincera y a base de mostrar madurez.

– Poner una pegatina a la webcam. Existe la posibilidad de tomar la webcam por un tercero, incluso de anular la luz de activación de la webcam. Es una medida preventiva barata.

– Al igual que las armas las dispara el diablo, las cámaras de fotos actuales en los smartphones son muy habituales. La prohibición en colegios, institutos o vestuarios es de libro.

– Tener conocimiento de peligros como el grooming,  sexting, cyberbulling, suplantación de identidad -de las que hablaré en próximos artículos-, o adicciones a las nuevas tecnologías, pueden hacer que estemos por delante de los peligros antes de que aparezcan (labor preventiva de educación).

En MozEdu estamos trabajando dentro de la comunidad de voluntarios de Mozilla Hispano,  para desarrollar e informar de estos contenidos. Si quieres participar en este proyecto abierto, puedes colaborar con bases de conocimiento y divulgativas. Tus aportes en cuanto a conocimiento y difusión serán bienvenidos.

comentarios
  1. […] lugar a vulnerar nuestra privacidad o una inesperada “caza de brujas”, cuando la mejor solución es la preventiva, dejando las opciones policiales o judiciales para cuando las medidas disuasorias o preventivas no […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s