Suplantación de identidad. MozEdu para adultos.

Publicado: febrero 8, 2014 en MozEdu, Mozilla Hispano

Internet casi no lleva ni dos décadas siendo popular entre el público en general. Pensar en suplantación de identidad desde hace diez o quince años, es pensar en estafa valiéndose de la red con un objetivo casi generalizado como era el económico.

–  Phishing en las páginas web. Desde entidades financieras, tiendas on-line falsas etc. No solo pueden servir para confundirnos en un principio, sino que al acceder a la supuesta pasarela para registrarnos o “loguearnos”, sin querer le estamos dando nuestra clave y contraseña. Es fundamental que si nos damos cuenta del engaño, nos pongamos en contacto con la entidad real y si es el caso denunciarlo a la mayor brevedad posible para anular cuentas o inactivar esa estafa.

– En correos electrónicos con falsos remitentes, con interés de infectar los equipos con Windows, estafar con apremios de pago, tiendas falsas o engañosas. también puede darse el caso de que alguien haya accedido a nuestra contraseña.

– Existen tipos de malware desde el cual se pueden obtener datos personales que tengamos guardados en nuestro PC, ya sea con troyanos, keyloggers o software espía en general. Un sistema seguro, más nuestra desconfianza hacia lo no contrastado y el sentido común son fundamentales.

– Datos suplantados hacia las teleoperadoras. A través de dialers (en caso de tener modem o red RTB) con tarifas excesivas. También pueden darse casos en las que un comercial o un estafador,  den de alta una persona en servicios de tarifación, sin que la persona afectada lo sepa, o se entere tarde. Los métodos on-line sin haber un contrato por escrito, pueden dar lugar a serios conflictos entre la teleoperadora y el estafado. Nuestros datos bancarios, de domiciliación o de tarjetas de crédito deben exponerse lo menos posible.

Redes sociales

Todo ese tipo de picarescas más o menos conocidas, se les han sumado a otra modalidad de suplantación de identidad, la que busca más allá de la cuestión poco o nada ética en lo económico,  al aspecto moral, social y más de asuntos personales.

Desde que se pusieron de moda las redes sociales, alrededor de ellas se ha creado servicios donde las personas interactuan entre si,  en busca de tener o consolidar amistades y agruparlos en un mismo sitio (Facebook, Tuenti, Twitter, Whatsapp, Google+ son las más conocidas).  Empresas que buscan captar o llegar mejor a clientes o grupos con diversas inquietudes (a las anteriores en este apartado añadiríamos Linkedin).

Esta sociedad virtual ha llegado demasiado rápido, sin apenas legislación, reglas poco claras o consolidadas y lo que es más intrigante,  unas normas fáciles de saltar debido al carácter supranacional que en muchos casos tiene internet. A la sombra de esta novedad de rápida influencia social, han aparecido personal especializado como Community Managers,  que trabajan a tiempo completo para intentar garantizar la buena imagen de sus clientes, psicólogos que intentan paliar las consecuencias negativas, agentes de policía especializados no solo en delitos telemáticos, sino en delitos contra la integridad moral y psicológica por el mal uso y abuso de las redes sociales.

Frente a toda esta vorágine lo que primero se nos puede venir a la mente es imponer un estado policial, pudiendo dar lugar a vulnerar nuestra privacidad o una inesperada “caza de brujas”, cuando la mejor solución es la preventiva, dejando las opciones policiales o judiciales para cuando las medidas disuasorias o preventivas no hubieran sido suficientemente eficaces. La suplantación de identidad ya está tipificada como delito si ha utilizado prácticas recogidas en la ley.

Los motivos para suplantar una identidad pueden ser muchos, aunque las principales causas pueden provenir de celos, envidias, creerse gracioso, psicopatía patológica o una conjunción de alguna de las anteriores, todos ellos fundados en la falta de habilidades éticas de convivencia y mutuo respeto. La percepción del anonimato en la red, es el pretexto para que haciendo uso de las redes sociales,  los casos antes mencionados puedan poner en práctica esa falta o ausencia de empatía. La venganza en estos casos solo puede agrabar el problema, la solución parte de poner en conocimiento al moderador/es de la red social o si el caso es ya grave denunciarlo a la policía.

No podemos confundir suplantación de identidad, con casos de falsedad en la identidad, ya que ésta última lo que pretende es distorsionar la identidad en las redes sociales por cualquier motivo, como por ejemplo tomar referentes fuertemente idealizados (imágen, modo de vida, situación personal, poder adquisitivo etc.). Con todo estos casos no siempre son inocuos, más cuando pueden falsear la edad para entablar amistades con propósitos dañinos como pueda ser el grooming.o ciberacoso buscando la doble personalidad en internet.

En MozEdu estamos trabajando dentro de la comunidad de voluntarios de Mozilla Hispano,  para desarrollar e informar de estos contenidos. Si quieres participar en este proyecto abierto, puedes colaborar con bases de conocimiento y divulgativas. Tus aportes en cuanto a conocimiento y difusión serán bienvenidos.

comentarios
  1. D'Artagnan dice:

    Estupendo artículo que no tiene desperdicio. Aunque algunas cosas ya las conocíamos.
    Por otro lado creo que también se da cierto acoso no solamente vía Internet si no también por parte de ciertos teléfonos que actúan anónimamente e impunemente. A este respecto me gustaría saber algo mas y si alguien tiene algo que decir lo agradecería.

    • noctuido dice:

      Hola D’Artagnan

      Entre personas que nos manejamos algo por internet, geeks, informáticos y esos círculos es normal que muchas de las cosas que menciono ya sean conocidas, para muestra la impronta personal que le he dado al artículo😄

      Sé que muchas personas desconocen los peligros o amenazas que supone internet en cuanto a suplantaciones de identidad, sean a título personal o empresarial. A ellos fundamentalmente va el artículo y para los que ya sabemos algo debatir como lo estamos haciendo tú o yo😉

      No he tocado el tema de las llamadas, ya que en casos de acoso es de lógica recibir llamadas anónimas o desde cabinas de teléfono, por suerte no conozco más que dos casos: En uno le cambiaron el número del fijo y dejó de aparecer en el listín telefónico y otro caso en el que cambió de número y de tarjeta SIM del móvil.

      Saludos.🙂

      • D'Artagnan dice:

        No me considero un experto en estos temas ni mucho menos pues soy un recién llegado. No obstante me interesa todo esto. Sin embargo pienso que nunca se sabe bastante e incluso los expertos deberían estar siempre en estado vigilante, en especial aquellos que guarden datos importantes en su ordenador, que por otro lado aunque las carpetas se cifren, a mi, particularmente, no me parece fiable. La función natural de un ordenador es tratar de conectarse a otros y desde ese momento es cuestión de tiempo y paciencia que la fortaleza sea vulnerable.

        Respecto a las llamadas a teléfonos conozco un par de casos e ignoro si existe legislación a este respecto pero desde luego está claro que la tecnología va por delante respecto a la legislación. Me gustaría conocer algo mas sobre este tema.
        Gracias noctuido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s